lunes, 17 de mayo de 2010

Everybody's Gotta Learn Sometimes

Los recuerdos aturdidos en el cubrepiso, mi cuerpo se posa suave sobre los aires de recuerdos, es como mirar por una ventana de lava hirviendo, que quema hasta los huesos, que quema tan frío que la piel se eriza, que las mejillas se sonrojan.
Esa noche era fría, como tantas noches frías en aquellas cuatro paredes con tierra de madera, posada en la noche esperaba tus tímidas caricias y tus no tan tímidos besos, al son de una melodía a nunca acabar, una melodía sudorosa que reflejaba todo aquello que queríamos, que reflejaba hasta el mas profundo deseo de tenernos mas cerca, mas y mas cerca. Aún siento tus manos, tu respiración, hasta siento tu olor pueril de aquellos días en donde creíamos saberlo todo, en donde tomados de la mano revoloteábamos por los mares, por la oscuridad, por nosotros mismos.
Nos evaporamos, nos evaporamos tan fácilmente que en dos segundos desaparecimos, con miradas maliciosas, con palabras llenas de dolor.
Nos evaporamos, nos volvimos lluvia tempestuosa, y luego simplemente nos solidificamos, como un hielo abrazador, como un hielo tibio que calienta mi pecho, que entibia mis manos

2 comentarios:

Matias dijo...

si te quiero escribir :) y te escriboo.... eee...hola rica :B

Hache dijo...

está de moda la lluvia en los escritos esta semana.