sábado, 17 de abril de 2010

Creo que nosotros dos juntos somos como una obra de arte contemporánea



Las ruedas frías avanzaban rápidamente hacia la ciudad del mar, estabas en mi pecho descansando de la vida que te abrumaba, de la exaltación de haber sacudido una nube. Me apoyé un momento en ti al compás de la música líbida con respiros y bocas, entrecerré mis ojos que apuntaban hacia tus labios, los acaricié (o pensé en hacerlo). Era una languidez exquisita, casi como estar en una película de drogas, pasión y amor. Seguí así, inmóvil por varios minutos, mientras tu te movías al compás de las ruedas. Trataba de sostenerte sin dejar de mirar tu boca, tu boca que deseo mas de una oportunidad en una fracción de segundo, tu boca y mis manos que en ese momento eran una pintura en acuarela. No pensé en nada y solo dejé que el tiempo fluyera, que fuéramos presas de la noche de hielo, del mar de plata, de los viajes miles.

3 comentarios:

Hache dijo...

:D

Matias dijo...

:)
no puedo recordar cuando fue eso.
pero si quisas soos un cuadro contemporaneo

Matias dijo...

por puro que iba durmiendo :)